Cementerios Europa,  Cementerios Mundo,  Turismo de cementerios

Sapantza, el cementerio de colores

Este pequeño pueblo de Rumanía destaca por su cementerio con lápidas azules y epitafios humorísticos

La perdida de un ser querido es difícil en cualquier religión, cultura o país, pero no en todos los lugares se afronta de la misma manera. El cementerio de colores de Sapantza o también llamado Cementerio Feliz, está situado al norte de Rumanía, en la frontera con Ucrania, y es famoso por su alegre forma de presentar a los difuntos.

Visión del cementerio de Sapantza donde se puede apreciar el cromatismo azul. Además, crea una diferencia notable con la imagen habitual de un cementerio.
Autor: falco
De Pixabay

Las lápidas siguen la tradición rumana de la madera de roble, tienen forma de cruz y están cubiertas con tejas. Además, están pintadas con un fondo azul y coloreadas con pinturas naïf de tonos brillantes y contrastados de forma artesanal y sin ninguna norma. En estos dibujos se representa al difunto practicando su oficio, o bien crean una representación de cómo murió aquella persona.

Por otro lado, también tienen un epitafio muy personal para cada tumba, que de hecho, es el elemento que le da más originalidad y sentido del humor al cementerio de Sapantza. Estos textos están escritos en rumano y por lo tanto, siguen una rima que sólo los hablantes de la misma lengua pueden entender. Estos describen a la persona enterrada o bien, alguna experiencia en vida de esta. Por lo tanto, se usan a modo de recordatorio y biografía de quién un día estuvo entre los del pueblo.

Ejemplo de ello son los fragmentos siguientes:

Aquí es donde reposo, Ion Griguta es mi apodo. Cuando estaba en la tierra de la pipa yo fumaba y evitaba el trabajo. Cuando empecé a cuidarme la mala salud me encontró. No tuve la suerte de hacerme viejo y dejé la vida con 57 años en 1942.

Fragmento de una de las lápidas del cementerio de Sapantza, Rumanía. Pertenece a Ion Griguta, calificado como el fumador.

Aquí es donde descanso, Stan María es mi nombre y cuando estaba en la tierra mucho pan sagrado cociné. Pan que hice para el pueblo, para que 4.000 habitantes lo tomasen cuando tenían hambre. Hubiera deseado vivir más y hacerme vieja pero dejé la vida con 76 años.

Fragmento de una de las lápidas del cementerio de Sapantza, Rumanía. Pertenece a Stan María, calificada como la panadera.
Se pueden apreciar más de cerca los detalles de las lápidas, los dibujos artesanales y los epitafios.
Autor: falco
De Pixabay

El creador del cementerio de Sapantza

El inicio de la idea de una necrópolis de colores vino en 1935 de la mano del artista local, Stan Iona Patras. Llegó a hacer más de 600 lápidas, entre ellas la suya propia que también se puede encontrar dentro del cementerio de Sapantza. Además, en el mismo pueblo se encuentra su antigua casa, ahora habilitada como museo de gran atracción turística junto a sus «obras» fúnebres.

No obstante, aunque el creador de estas tumbas murió en el año 1977, hoy en día la tradición sigue su curso gracias a otro artista de la aldea: Dumitru Pop Tincu. Con el tiempo, en Sapantza un cementerio de colores ya resulta normal y ha pasado a ser la identidad del pueblo. Además, no sólo tiene un fin estético, sino de enseñanza de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *