Cementerios España

El «Santet» del cementerio de Poblenou

Nunca antes la tumba de una misma persona había ocupado más allá de un nicho. Pero, el caso del «Santet» del cementerio de Poblenou es la excepción por la gran cantidad de ofrendas que se le rinden. Este llega a ocupar hasta doce nichos llenos de fotografías, flores, velas y objetos religiosos de cientos de personas, que creen en él como un milagro.

Foto de el "Santet" de Poblenou.
Autor: desconocido
De Wikipedia

La personalidad del «Santet» nace de un joven llamado Francesc Canals i Ambrós, que falleció con 22 años y se encuentra enterrado en Poblenou. Aunque en un principio lo enterraron en un alto del Cementerio Viejo de Barcelona, al recibir tantas ofrendas fue trasladado a su sitio actual. Además, se le reservaron doce nichos a su alrededor para dar lugar a los altares de sus visitantes.

En vida fue una persona muy querida por sus vecinos y familiares, por sus distintas labores altruistas. Por ejemplo, repartía su sueldo entre los más pobres. Sin embargo, lo más curioso era su facilidad para hacer predicciones de futuro como el incendio del centro comercial El Siglo, donde trabajó durante unos años.

La leyenda del «Santet» del cementerio de Poblenou nació cuando murió

Su popularidad nació en el mismo momento de su muerte, cuando se extendió el rumor de que su veneración concedía favores. De hecho, la tradición explica que si se visita su tumba, se debe recitar una oración, luego pedir el deseo y finalmente marcharse por el lado derecho. Bajo ningún concepto se debe retroceder y antes de irse, se tiene que mirar directamente a su tumba para que el deseo se conceda.

Aún así, la leyenda de el «Santet» del cementerio de Poblenou llega más allá de las supersticiones, porque días después de su entierro apareció una prueba física de carácter sobrenatural: una grieta que atravesaba la lápida en diagonal. Esta fue reparada, pero poco tiempo después se volvió a resquebrajar justo en el mismo lugar.

Los más atrevidos decían que a través del roto se podía ver la luz del más allá. Mientras que muchos otros hablaban de un grito que alertaba al guardia en caso de que quisieran profanarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *